Nuestros perros viven cada vez más años.

Su esperanza de vida, afortunadamente, se ha visto incrementada, gracias, entre otras cosas, a una mejor y adecuada alimentación, así como a los avances en la medicina veterinaria.

Ellos son familia, y su bienestar es muy importante en las edades avanzadas.

A medida que nuestros amigos envejecen, su sistema nervioso y músculoesquelético envejece también, perdiendo progresivamente su función. En ocasiones, hace aparición también el síndrome de disfunción cognitiva, o el llamado Alzheimer canino.

Sus músculos y articulaciones se ven también afectados por este proceso de envejecimiento, en forma de atrofia o pérdida de masa muscular, rigidez y artrosis en las articulaciones, dificultad para moverse, y, no en pocas ocasiones, dolor.

Uno de los objetivos de la rehabilitación física para perros mayores es mantener esas articulaciones móviles, y una buena condición física, neurológica y mental.

Hoy en día, la Rehabilitación Veterinaria es una Especialidad en la cual  se puede recurrir a diversas técnicas, bien utilizándolas solas, bien combinándolas entre sí, tales como :

-Fisioterapia (ejercicios activos o pasivos, termoterapia o crioterapia, masajes, electroterapia, terapia manual)

-Laserterapia o terapia láser

-Hidroterapia en cinta subacuática o piscina

-Quiropráctica y osteopatía

-Acupuntura y electroacupuntura

-Medicina regenerativa

De esta manera, nuestro amigo mejorará su condición física, su movilidad y mantendremos a raya el dolor articular y muscular que suele presentarse a edades avanzadas. Pero no solo esto, sino que aquellos perros afectados por disfunción cognitiva pueden verse beneficiados  por la rehabilitación, al estimular su sistema nervioso.

El ejercicio físico previene la disfunción cognitiva, la ralentiza y además mejora la memoria. En estos casos, el enriquecimiento ambiental para estimular a nuestros amigos y mantener la actividad cerebral es una parte fundamental para el tratamiento, así como la introducción de nuevos ejercicios, juegos y estímulos.

Y, cómo no, el factor nutricional es básico e imprescindible mediante una alimentación adaptada y adecuada para nuestro perro.