Perros y harinas ¿ Cómo de malas son?

Hoy en día todos sabemos que los perros son animales carnivoros. Y en un nivel más están los gatos, carnivoros estrictos.

¿ Pero que significa esto realmente?

Los perros tienen una anatomía y una fisiología totalmente adaptaba a consumir carne y huesos crudos, lo que no significa que no necesiten y les venga bien una pequeña porción de verduras y frutas. Los gatos, sin embargo, podrían comer solamente carne (cruda) para mantenerse sanos.

Nuestra pregunta de hoy es ¿ Donde quedan los cereales? ¿Y las harinas?

Si imaginamos como sería la vida de un lobo en libertad ( la anatomía del perro apenas si ha evolucionado de la del lobo) nos damos cuenta que su acceso a cereales ( y no digamos ya, harinas) sería poco menos que escaso. De hecho, los lobos comen algún cereal, semilla… etc, de los estómagos de sus presas, así como la mayoría de las verduras.

Entonces, actualmente, ¿es beneficioso incluirles cereal en su dieta?

En gatos es sencillo, en general no les aporta ningún beneficio, y no les hace ninguna falta, por lo que no es adecuado incluirlos en su dieta habitual. Pero por supuesto que, eventualmente, pueden tomar cereales, y si algún premio, chuchería que les gusta lo lleva, no pasa nada. ¡Ellos también se merecen pequeños caprichos!

Vamos a los perros. Como en casi todo, no hay una respuesta blanca o negra.

Desde luego no son imprescindibles. No les aportan nutrientes esenciales y sus sistema digestivo no está preparado para digerirlos y absorberlos en grandes cantidades.

De hecho, son las altas concentraciones de cereales de los piensos las causantes de muchas de las enfermedades que los perros sufren hoy en día. Causan alergias, problemas dermatológicos, sindromes de malaabsorción intestinal y cambian el PH habitual de los perros, llegando a modificar la coloración de la lágrima, entre otras cosas.

Sin embargo, algunos cereales, y sus harinas también tienen propiedades nutricionales que podemos aprovechar en determinados casos, aportandolos en una proporción adecuada o dándolos de forma puntual, no como alimneto, si no como “medicamento natural”.

Por ejemplo, el arroz, cocido a bajas temperaturas por periodos de tiempo de 2 – 3 horas, pierde su baja digestibilidad, absorbe el exceso de humedad de los intestinos, reduce ligeramente la motilidad intestinal, y actua como protector del epitelio intestinal. Por este motivo, su uso puntual en perros con diarrea puede ser beneficioso.

Otro cereal que podemos incluir de forma puntual, o bien en la dieta base de ciertos perros es la avena. La avena contiene una fibra soluble que facilita la digestión, es saciante, favorece la depuración de las toxinas del hígado, ayuda a regular los niveles de azucar en sangre, es anticancerígena y beneficia al corazón y al sistema nervioso.

¿ Quiere decir esto que sería beneficioso incluir altas cantidades de avena en la dieta? La respuesta es no, como todo cereal, no debemos añadir más de un 10% en la alimentación base de nuestro perro, pero desde luego, es el cereal de elección en animales mayores, diabeticos y con alteraciones hepáticas.

Otros cereales ( o semillas) que también presentan propiedades beneficiosas para nuestros perros serían el centeno, que es bajo en calorias ( ideal para hacer chuches para perros gorditos), la espelta, que al ser un cereal “antiguo” y no haber sufrido tantas variaciones genéticas no dan tantos problemas de alergias e intolerancias. Y por ultimo, destacamos la quinoa, rica en proteinas, acidos omega 3 y 6, libre de gluten y con altos contenidos de magnesio, hierro y zinc.

¿ Y en que momento es adecuado incluir un cereal en la dieta de nuestro perro?

Los cereales se pueden incluir en cualquier momento. Por ejemplo, la quinoa es buena para los cachorros, mientras que la avena es beneficiosa para perros mayores. Sin embargo, como dijimos al principio, realmente los perros no necesitan cereales, por lo que no es necesario incluirlos en su dieta. Nosotros recomendamos hacerlo bajo prescripción de un nutricionista, como complemento para alguna patología en la mayoría de los casos.

Y por supuesto, si queremos hacerles chuches en casa, no pasa nada por utilizar harinas, aunque recomendamos las harinas integrales de arroz, de avena, de maiz, de centeno o de espelta. Y siempre con cuidado en animales alérgicos.

Como remate, os dejamos una receta para hacerles unos premios bien ricos en casa:

BOCADITOS DE SALMÓN Y ENELDO

450g de salmón fresco

50 g de pan rallado ( mejor sin gluten)

1 huevo

1/4 de pimiento rojo

1 ramita de eneldo

Aceite de oliva

1. Cortar el salmón en dados, eliminando cuidadosamente todas las espinas.

2. Poner la sarten al fuego con unas gotas de aceite de olvida y dorar el salmón unos minutos. Cuan este listo, dejar enfriar y desmigar. Reservar.

3. Batir el huevo, lavar y picar el pimiento y el eneldo.

4. Agregar el pan rallado al salmón y mezclar.

5. Incorporar el huevo batido, el eneldo y el pimiento.

6. Mezclar bien hasta lograr una masa homogénea ( si queda pegajosa añadir un opco más de pan rallado).

7. Hacer bolitas del tamaño al gusto y dorarlas en la sarten por todos los lados.

8. Escurrir el exceso de aceite y dejar enfriar por completo.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close