Medicina regenerativa en perros

ARTROSIS


Probablemente uno de los tratamientos más conocidos de las células madre. Gracias a su acción regeneradora, antiinflamatoria y homeostática las células madre detienen la degradación del cartílago articular, inhiben la inflamación y mejoran el anabolismo celular. La consecuencia de estos efectos es que el 100% de los animales experimenta una mejoría, con un 80% de resolución de las cojeras y remisión del dolor. La efectividad de la terapia celular en la artrosis mejora exponencialmente cuanto antes se inicia el tratamiento.

 
 
INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA

El estadío de la IRC es el factor clave en el éxito de la terapia celular. Las células mesenquimales actuan a nivel renal, regenerando el tejido e inhibiendo los factores catabolicos, inflamatorios y proapoptoticos. Esto conduce a una estabilización de la IRC en IRIS III y en muchos casos se produce una recuperación renal en estadíos anteriores. Uno de los valores clave por los que se puede predecir el resultado de la terapia celular en IRC es el valor más alto de creatinina plasmática que ha tenido el paciente.

 

DERMATITIS ATÓPICA


El efecto inmunomodulador de las células madre resulta en un tratamiento altamente eficaz en la dermatitis atópica. El 90% de los animales presenta una remisión completa de los síntomas tras dos aplicaciones y es capaz de dejar el tratamiento médico. En muchos de estos casos el tratamiento  es de larga duración (más de un año) y solamente presentan brotes de poca severidad en épocas de alto riesgo (primavera) que son controladas con aplicaciones tópicas de factores derivados de las células madre.

 

ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL CRÓNICA (IBD)


 La IBD tiene una fuerte etiología inmunomediada, razón por la cual el tratamiento mediante células madre resulta eficaz en los animales que la padecen. En un alto porcentaje de casos (60 – 70%) se puede eliminar el tratamiento farmacológico (inmunosupresores, inmunomoduladores y antibioticos) y manejar al perro solamente con dieta sin que este presente sintomatología.

 

QUERATOCONJUNTIVITIS SECA


La QCS es de origen inmunomediado, y el tratamiento local mediante terapia celular permite el control de la patología en el 75% de los casos, pudiendo prescindir del uso de fármacos como los corticoesteroides, la ciclosporina y el tacrolimus. Los perros que responden a este tratamiento presentan una aumento en la cantidad de lágrima en cortos periodos de tiempo y se pueden mantener estables hasta más de un año.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close