Medicina regenerativa en Gatos

 

GINGIVOESTOMATITIS FELINA


La gingivoestomatitis felina es una patología de origen inmunomediado cuyo resultado es la inflamación y el dolor en las encias. Una respuesta exagerada del sistema inmune a agentes exógenos como la placa dental, las proteínas de los alimentos, el calicivirus o la enfermedad periodontal que de rutina ha de tratarse con inmunosupresores e

inmunomoduladores. Las células madre mesenquimales son

un tratamiento de éxito ya que inhiben esta exacerbación del sistema inmune haciendo que los gatos mejoren su calidad de vida y puedan volver a comer con normalidad. El 75% de los gatos responde muy favorablemente, prescindiendo de tratamiento farmacológico durante meses e inclusive años cuando se controla la limpieza oral.

 

 

ARTROSIS


La artrosis es una patología que muchas veces pasa desapercibida en gatos, sin embargo, el la padecen el 40% de los mayores de 9 años. Felinos que ya no saltan a las alturas con tanta asiduidad, que se mueven menos o que incluso orinan o defecan fuera de su arenero, son, probablemente, gatos con dolor articular. El tratamiento con terapia celular es realmente agradecido en estos casos, tanto, que inclusive la administración intravenos que, por lo general, no es la más efectiva en la artrosis, supone un cambio sustancial en el día a día de estos pacientes.

 
 

 

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA


El estadío de la IRC es el factor clave en el éxito de la terapia celular.

Las células mesenquimales.actuan a nivel renal, regenerando el tejido e inhibiendo los factores catabolicos, inflamatorios y proapoptoticos. Esto conduce a una estabilización de la IRC en IRIS III y en muchos casos se produce una recuperación renal en estadíos anteriores. Uno de los valores clave por los que se puede predecir el resultado de la terapia celular en IRC es el valor más alto de creatinina plasmática que ha tenido el paciente.

 

QUERATTITIS EOSINOFILICA


La queratitis eosinofílica es una enfermedad inmunomediado que empeora con los rayos UV en la que le manejo se basa en el uso de inmunosupresores e inmunomoduladores. Las células madre mesenquimales, aplicadas de forma local, tienen la capacidad de controlar y revertir la situación , y el tratamiento local mediante terapia celular permite el control de la patología en el 75% de los casos, pudiendo prescindir del uso de fármacos como los corticoesteroides, la ciclosporina y el tacrolimus. Los perros que responden a este tratamiento presentan una aumento en la cantidad de lágrima en cortos periodos de tiempo y se pueden mantener estables hasta más de un año

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close