Medicina regenerativa

La medicina regenerativa de Integral Vetter ( Regeneravet®) utiliza terapias basadas en el uso de células madre de grasa o médula ósea (CMM) y factores de crecimiento del mismo animal para el tratamiento de enfermedades degenerativas, traumaticas o inflamatorias como la atrosis, las lesiones de tendones y ligamentos, lesiones medulares o defectos osteocondrales en caballos, perros y gatos.

¿Cómo Funciona?


Uno de los factores más importantes para este proceso es el almacén que existe en el organismo de células madre mesenquimales. Estas células tienen como función reparar los tejidos dañados y sustituir las células que mueren rutinariamente. De esta manera las células madre nos mantienen sanos e impiden el envejecimiento prematuro.

Las células madre pueden diferenciarse en en dos lineas, por un lado las encargadas de regenerar celulares de la linaje hematopoyético  (glóbulos rojos, blancos…etc) y por otro las que pueden regenerar y diferenciarse en numerosos tipos de células de otros tejidos (musculo, hueso, cartílago, grasa, sistema nervioso…etc). Así, para diferenciarlas, a las primeras se las denomina células madre hematopoyéticas, y las segundas: células madre mesenquimales o CMM.

¿De dónde se obtienen las CMM?


Aunque muchos de los tejidos del cuerpo poseen un almacén de células madre para su propio uso, lo cierto es que actualmente, tanto en veterinaria como en medicina sólo se obtienen de unos pocos, intentando utilizar un medio cómodo, seguro y fiable de obtenerlas. Los tejidos más usados son la médula ósea y la grasa, ya que hay un gran número de ellas y el acceso es sencillo.

¿Cuáles son sus beneficios?


Desde que se dieron a conocer (1961, Friedenstein), el estudio de estas células ha sido exhaustivo, y hoy en día se conocen muchas otras propiedades más allá de su capacidad de proliferar y diferenciarse.

  • Son potentes antiinflamatorias, más potentes incluso que la mayoría de los fármacos que utilizamos actualmente.

  • Son capaces de modular el sistema inmune, (inhiben a las células T-activadas, tienen efectos inmunosupresores sobre las NK, las células B y los neutrófilos) haciendo que este responda de una manera más efectiva

  • Liberan factores de “reprogramación” siendo uno de sus efectos más importantes, ya que estos factores mesenquimales estimulan a las células del propio tejido a recuperar su metabolismo y funcionalidad fisiológica y a reparar los daños.

 


La terapia celular funciona, principalmente, en procesos degenerativos, inflamatorios e inmunomediados. Esto quiere decir que sus máximas aplicaciones son aquellas en las que el tejido esté dañado (como ocurre en lesiones y desgarros de tendones y ligamentos, en fístulas, o en la lesión medular traumática) inflamado, o en proceso degenerativo como la artrosis o la cauda equina.

Lo más importante para el éxito de estas terapias, es, por un lado, un correcto diagnóstico de la enfermedad, y por el otro, combinarlas de forma adecuada con la medicina convencional. Esto significa que, mientras en algunas enfermedades pueden ser curativas en otras las CMM son capaces de corregir los síntomas tratando sus cáusas (fracturas, displasias, parásitos….etc) de manera convencional.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close